Cada carne por su nombre: Una experiencia global a través de los distintos tipos de carne roja

Restauradores, biólogos, veterinarios e industria debaten sobre las carnes de alta calidad en el evento “Cada carne por su nombre”

  • Las investigadoras Ana María Coto y Mamen Oliván explicaron la influencia de los factores externos en el proceso de maduración de la carne
  • “Tan solo un 2 por 1000 de lo que se vende por buey lo es realmente” explica el veterinario Pablo González Solís, del matadero de Bandeira

¿Cuál es la diferencia entre la carne de buey y la de vaca madurada? ¿Cuál es el precio verdadero de un chuletero de buey? ¿Es mejor una carne que otra? ¿Existen diferencias en el sabor? Estas, y otras preguntas, buscaban ayer respuesta en el evento Cada carne por su nombre: Una experiencia global a través de los distintos tipos de carne roja, organizado por Productos Cárnicos El Cuco.

Se trató, en definitiva, de crear un pequeño foro en el que estuvieran presentes todas las partes implicadas y en el que abordar las peculiaridades de la carne de alta calidad y conocer los distintos tipos y sus diferencias. En concreto, se degustó carne gallega premium, asturiana madurada, chuletón Txogitxu y auténtico buey.

La degustación de las carnes fue precedida de un pequeño coloquio en el que destacó la presencia de Ana María Coto Montes, experta en envejecimiento y tenderización de la carne del área de Morfología y Biología Celular de la Universidad de Oviedo y Mamen Oliván García, investigadora del Área de Sistemas de Producción Animal del SERIDA.

Además, intervinieron Petronio González, responsable de calidad y de producción de Productos Cárnicos El Cuco y Pablo González Solís, representante del Matadero de Bandeira.

Tanto Ana María Coto como Mamen Oliván pusieron en valor este tipo de eventos, ya que, tal y como explicaron “generalmente realizamos este tipo de investigaciones pero no logramos que lleguen al sector, que es quién realmente debe conocerlas”. En este sentido, Coto comentó que “son ya 15 años intentando encontrar aquellos marcadores objetivos de maduración que permitan saber cuál es el mejor momento para vender la carne al consumidor”. “Así –añadió- podremos estandarizar un proceso que nos permita estar seguros de que el producto siempre llegaría en las mejores condiciones al mercado, no solo en cuanto a calidad, sino también en cuanto a sabor”.

Para lograr esto, los equipos de ambas en la Universidad de Oviedo y en el SERIDA, trabajan analizando cuáles son los factores que influyen en el proceso de maduración de la carne y cómo afectan a la calidad. Mamen Oliván explica que “cuestiones como la raza, el peso o el sexo del animal influyen directamente en la maduración, pero también hemos visto que otros factores externos, como el estrés que se produce en el animal durante el traslado, también afecta de una forma muy importante”.

Por su parte, Pablo González Solís, de Frigoríficos Bandeira, fue muy claro con respecto a la comercialización de la carne de alta calidad: “Tan solo un 2 por 1000 de lo que se vende por buey lo es realmente”. En este sentido, dio unos datos que dejan ver cuál es la realidad del sector: “Desde nuestro matadero, sacamos al mercado 50000 vacas al año, y solo 200 bueyes”. “Es decir –añadió- los bueyes existen, pero no es producto al alcance de cualquiera”.

González Solis puso en valor la carne Premium de la cornisa cantábrica y explicó que era importante empezar a dar a la vaca asturiana el valor que realmente merece. “Por eso, es importante que la alta restauración la conozca y sepa cuáles son sus valores culinarios”, comentó.

Línea ecológica

Por su parte, Petronio González, responsable de calidad de Productos Cárnicos El Cuco, explicó el giro empresarial que estaba dando la empresa en los últimos años, centrándose en productos de alta gama. “Ya en la década de los 90 comenzamos a optar por distintos certificados de calidad, y en el año 2002 homologamos todos nuestros productos como libres de gluten”, comentó. Ahora, se da un paso más con la línea de productos ecológicos.

Petronio González comentó que una de las principales dificultades que se había encontrado era la poca materia prima apta para una producción ecológica. Por ello, para la elaboración de sus embutidos ecológicos, han recurrido a productos de toda España. “Utilizamos cerdo de La Rioja, vacuno ecológico de aquí mismo, de Asturias, sal marina de Alicante, pimentón de Murcia, etc.”, explicó.

El acto, celebrado en el Asador de Abel, contó también con la presencia de los representantes de Fomento de la Cocina Asturiana. Su presidente, Pedro Morán, destacó la importancia de conocer bien el producto y la puesta en valor de la materia prima asturiana.